FeSP-UGT se niega a negociar las plantillas de los centros educativos si no se respeta la reducción horaria de mayores de 55 años

#ReducciónMás55Ahora

COMUNICADO DE PRENSA

FeSP-UGT exige que se cumpla el compromiso de la Consejería con respecto a la recuperación de este derecho con incremento de plantilla.

La Federación de Empleados de los Servicios Públicos de UGT Extremadura (FeSP-UGT) ha manifestado en la Mesa Sectorial de Educación su intención de no negociar las plantillas funcionales docentes para el curso 2019/2020 hasta que no se tenga en cuenta en los centros el aumento de plantilla que conllevaría la reducción horaria para mayores de 55 años. Por tanto, se ha limitado “por responsabilidad” y en apoyo a las peticiones realizadas por los equipos directivos, a transmitir las propuestas y necesidades de aumentar la dotación de profesorado, que le han llegado por parte de algunos centros educativos.

La Federación recuerda que la Administración se comprometió (en Mesas Sectoriales de 11 de abril y 14 de mayo de 2019) a cubrir con personal docente el derecho a la reducción dos horas lectivas para los docentes de mayor edad de los centros y señala que habría que contemplar un número de profesores muy superior al que la Administración ha llevado en su planificación educativa.

UGT también ha pedido que la Consejería reconsidere esta decisión de “no incrementar las plantillas” porque se puede interpretar como una medida disuasoria a la hora de disfrutar de este derecho y destaca que en Extremadura tenemos una oportunidad histórica de revertir “con gestos y no con palabras” los recortes, creando plazas estables en los centros educativos.

Además, UGT ha realizado, durante meses, una campaña de recogida de firmas de más de 1362 docentes de la región, que ya han sido registradas y entregadas a la Consejería de Educación y Empleo para hacer presión a la Administración Educativa. El profesorado está unido en esta petición y hay un consenso social en esta reducción horaria que existe de alguna forma en otras Comunidades, por lo que no entiende esta negativa tan impopular e insta a la Consejería a reconsiderarla lo antes posible.

Otras reivindicaciones del sindicato son: la necesidad de una protección especial de centros rurales, incompletos o de difícil desempeño, la dotación de personal de atención a la diversidad a todos los centros, la creación de plazas en los Equipos de Orientación Educativa y Psicopedagógica, la consolidación de plazas en programas bilingües o en enseñanzas de Formación Profesional o la disminución del número de alumnos por aula, lo cual, a juicio de UGT, paliaría la supresión de unidades escolares y abriría la posibilidad de aumentar las creaciones y, con ello, la calidad en la educación pública extremeña.